martes, 13 de agosto de 2013

Juegos peligrosos

Los juegos peligrosos son más divertidos entre
mentirosos sostenidos en el tiempo
factor muy importante para poder tener un movimiento
sigue, sigue, que me caliento
todo al fuego con viento
ni lo entiendo ni lo comprendo pero me lamento
por todo lo que digo pero no siento
para ser un personaje de tu estilo con un llavero
me cago en este bebedero
del cabrero más pordiosero
como un gorrino en un brasero

lunes, 12 de agosto de 2013

Todo comenzó una tarde de verano en la piscina
la más gorrina de 200 kg para la matanza de cristianos
en la España rural del futuro
no quiero hijos seremos después de follar a una buena
rapaza cójeme la maza y súbete la faja
disfruta con las gordas a pelo
largo y rizado al viento mojado secándose
siempre todo lo que sube baja

Vendetta

solo, escuchando el eco de mis aullidos
cuéntame tus apellidos
pido para cantar tus sentidos
es lo que sientes a las seis de la mañana
provoca una resaca de la hostia sagrada,
santísima campana de gas en vacío
ese hueco vacío hay que rellenarlo. es lo importante porque el que
no llora no mama ¿sabes? que Ruben quiere reventar la furgoneta de Seguito
en jerga gitana se llama fragoneta
taladrada de metralleta

lunes, 1 de julio de 2013

Damacrada

El chico muere contento. Había sido feliz cuando era un importantísimo infante. Pero la muerte no le tenía ninguna simpatía.
Un invierno frío marcaría para su vida un punto y un aparte. Lo que supuso entristecerle y que no volviera nunca a sonreír. Fue una mujer la más afectada de que tenga que preocuparse por su futuro lejano. Ella era la amada de su padre.
Resultaba que la dama había llegado ese invierno desde el norte. Se cansó pronto de sonreír y ser amable. Odiaba todo lo relacionado con la complacencia. Decidió súbitamente cambiar su peinado. No sabía si dejarlo largo como Margarita de Austria o trenzárselo al modo tirolés tiñéndoselo de granate. Decidido el peinado y el corte de pelo, había de producirse el cambio debajo del cuero cabelludo. No le gustaba en absoluto su forma de ser impaciente e insegura. Y de manera innata, sabía que en el fondo, ella no era así; que era su entorno el que la estaba achicando e impidiendo su despegue. Consciente de esto, subió a su habitación y buscó en su baúl todo lo necesario para un largo viaje. No sólo era espacio lo que se preparaba a recorrer sino también los senderos de su inconsciente -que le decía que por qué para hacer esto estamos en clase- y de su corazón, todavía principiante, si bien no inocente. Sabía perfectamente que no iba a encontrar respuesta, esto lo tenía que hacer en clase, estaba destinado a ello, ya nada podía hacer. Desde la ventana se veía caer una lluvia fina y persistente que hacía el efecto de una inexistente cortina y que daba un mayor tono gris y melancólico a la tarde otoñal de hojas cayendo. no hacía la lluvia otra cosa que entristecerla pensando que debía hacer buen tiempo para poder estrenar unas bonitas sandalias que le regaló su abuelo en un agradable paseo por El Retiro.
En cualquier caso, dejando atrás esos pensamientos, partió sin avisar a nadie de ese entorno represor, hacia el sur, a encontrarse (sin saberlo) con el joven niño infante.
Tomó un tren a primera hora que recorría todo el país y se sentó junto a una bonita muchacha en avanzado estado de gestación. ¿Será niño o niña? ¿Será feliz? Yo no lo he sido, pero lo seré; así de firme es mi decisión. Ser feliz tiene que ser fácil, mucha gente lo es y ella no iba a ser menos.
El viejo vagón estaba equipado con unos enormes asientos que, a pesar de su dureza, sumieron a la joven en un profundo sueño. Soñó que se encontraba en una pequeña ciudad al norte de su pueblo y a unas 3 horas de viaje. Soñó que encontraba una llave de oro que la condujo a un cofre del tesoro que resultó no tenerlo. O al menos no aparentemente porque aunque no había oros ni joyas, sí había una carta sellada

Dudoso Super Elvis


domingo, 16 de junio de 2013

Maldita miscelánea



Ô Mai! Quel délirant culs-nus!
Au-dessus des étangs, au dessus des vallées
Un air mélancolique, un sourd, lente et doux air
Je suis comme le roi d’un pays pluvieux,
Je me suis enfui. O sorcières ô misères, ô haine, c’est a vous que mon trésor est confié !
Ah ! Remonter à la vie ! Jeter les yeux sur nos difformités.
Vieux faubourgs, tout pour moi devient allégorie
Comme un vol criard d’oiseaux en émoi
Nuit mélancolique et lourde d’été,
Ta tête et ton dos élastique
Cheveux bleus, pavillon de ténèbres tendues,
Les parfums ne font pas frissonner sa narine
Le vent baise ses seins et déploie en corolle
Moi, je buvais, crispé, comme un extravagant,
J’ai plus de souvenirs que si j’avais mille ans
Fantômes vermeils, défilent sans trêves pareils à des grands soleils
J’ai vu passer dans mon rêve
Les canaux, la ville entière, d’hyacinthe et d’0r,
Roule, roule ton flot indolent, morne Seine
Autant que ton aspect m’inspire des pensées !
Despotique, et dressant au-devant du zénith
Comme la voix d’un mort qui chanterait du fond de sa fosse,
Ton souvenir plus clair, plus rose, plus charmant,
À mes yeux agrandis voltige incessamment
Dans mon œil ouvert  délicieusement vers le plafond tombe tout à coup une goutte de saumure
Les chers corbeaux délicieux. Dispersez-vous, ralliez-vous ! Où dorment des morts d’avant-hier
Comme l’eau courante et le vent

jueves, 13 de junio de 2013

Folletín por entregas



Cierto  perro  apuñalando algunas sumisas nubes
                   dormir     Pistola descontrolada alegremente
 Sutil libro que un sueño comería

domingo, 9 de junio de 2013

El gato negro, como todos los que dan mala suerte, cruzó la alfombra estilo victoriano del salón. Y en el centro del mismo, el mismo recuerdo de un olor a carne cruda que escondía hambre de todas las clases. ¿Cuándo vendrá? Todas las mañanas bajaba a la cocina, atraído por el olor a magdalenas. La cocinera siempre le esperaba armada con un rodillo. Y en el reguero de destrucción florecen, entre los cadáveres en putrefacción, flores irrepetibles cuyos perfumes tan exquisitos se perdían a causa del hedor que ocultaba su talento tras los bigotes. No sabía cazar ni tampoco maullar. Su mayor preocupación era tener los bigotes brillantes y comer pasteles. No tenía preocupación y así se elevaba por las alturas con la corriente de aire más leve y miraba a las gentes como si fuera un fantasma o no, lo único que le preocupaba era que le informasen diariamente de las gatitas de la ciudad.

lunes, 3 de junio de 2013

Nos alejamos del cadáver exquisito para publicar una variación del poema Donde habite el olvido de Luis Cernuda siguiendo la técnica s+7 (con un diccionario escolar) del colectivo Oulipo:

Donde habite el ómnibus 

Donde habite el ómnibus
En las vastas jarras sin autillo
Donde yo solo sea
Menaje de un pietismo sepultado entre ortologías
Sobre el cual la vigilia escapa a sus instintos

Donde mi nominilla deje
Al cuestor que designa en breñas de las sílabas
Donde el desfase no exista

En ese gran regocijo donde la ampliadora, angostura terrible
no esconda como acetona
En mi pedagogía su alambique
Sonriendo llena de graduación aérea mientras crece el toro.

Allá donde termine este afeite que exige un dúo a imán suyo,
Sometiendo a otro vidrio sus vidrios,
Sin más hormiguero que otros oleoductos frescura a frescura.

Donde pencos y dictaduras no sean más que nominillas,
Cierva y tijereta nativas en torno de un redaño;
Donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo,
Disuelto en nilón, autismo,
Autismo leve como carnívoro de níspola.

Allá, allá lejos;
Donde habite el ómnibus

sábado, 4 de mayo de 2013

El salvador no vendrá pero esperándole veremos fosforescencias y fuegos fatuos visionarios en la noche, organizando un plan maligno como una especie de crustáceo tratando de fornicar con la luna en cuarto menguante buena señal de fuego que me consume pero que no permite arder en un eco de cenizas enterradas bajo el mar en cajas de Pandora de dibujos espectrales caricias, sonrisas cómplices suspiros y las cosas reales eran como sombras

jueves, 2 de mayo de 2013

Cuando sorbió la sopa, sintió un cosquilleo en su muslo derecho, una cucaracha movía sus patas en un ritmo frenético, sonó el teléfono, Eusebio contestó mientras Rocío intentaba cortar el pollo al ritmo de la zambomba que en mi mano se calienta un comprimido a punto de estallar en holocausto ¡¡Emocional!! Condición intrínseca del ser humano, condición presente en todos sus actos.
Punto y aparte
Fin de una historia llena de sentidos expresados bajo una emoción sopera.
Pitufos finalizan sopas con libros en la última palabra
sexy oh so hardcore calvo chupando el pezón de un mono.
Caca de mono. que se filtra por mi boca de un modo suculento y hermoso